Buscar
Viernes, Mayo 6, 2022
Esta nueva ley mejorará la situación actual del neumático en reciclabilidad, recuperación y valorización
Jueves, Marzo 31, 2022

Los neumáticos de tu coche son uno de los elementos más importantes a la hora de hablar de seguridad y adherencia.
Incluyendo aspectos como la gama y tipo de vehículo, un neumático suele tener un recorrido de 40.000 a 50.0000 kilómetros.
Además requiere de un cuidado y una buena composición para asegurar su durabilidad. 

Cómo comprobar el desgaste de los neumáticos

No obstante debemos hacer una comprobación cada cierto tiempo y en cada cambio de estación para asegurarnos la seguridad propia y vial.

Desde Neumáticos La Negrilla te damos algunos consejos para realizar la comprobación del desgaste de tus neumáticos.

Según la DGT, la profundidad mínima del dibujo de nuestro neumático nunca debe ser inferior a 1,6 milímetros, si bien lo recomendable por seguridad es que sea superior a 3 milímetros.

Para la realización del desgaste debemos colocar nuestro vehículo en una zona plana, para asegurarnos de que la presión es la acertada, y girar el volante para sacar las ruedas delanteras hacia el exterior y que la comprobación nos resulte más sencilla. 

Truco de la moneda

El método más rudimentario pero eficaz si no disponemos de un indicador de profundidad consiste en la medición con una moneda de un euro. Si al colocarla en las estrías de nuestro neumático vemos la parte dorada de la moneda, es decir la parte exterior, está en el límite de desgaste y deberemos cambiar nuestro neumático. 

Cabe destacar que si se utilizan neumáticos de invierno, usados en carreteras con humedad, hielo o nieve,la comprobación se realizará con una moneda de dos euros

Indicador de profundidad

Se trata de una herramienta que nos permite medir la profundidad del dibujo de nuestro neumático. Se trata de un taco de  goma de 1,6 mm. Cuando este se encuentra al nivel del dibujo de nuestro neumático significa el momento de sustitución del mismo.

Otros indicadores  

Otros indicadores a los que debemos prestarle atención es a la fecha de fabricación, intentando no comprar neumáticos que tengan más de 10 años desde su elaboración.

Si nuestro neumático presenta desgaste de la banda en la parte externa, centro banda de rodamiento, así como diferencia de desgaste entre unos neumáticos u otros, deberán ser cambiados.  
Si encontramos arañazos, cortes, roturas o imperfectos más allá del desgaste serán indicadores de la necesidad de cambio del neumático. 


Por último, aconsejamos acudir a tu taller de neumáticos de confianza si surgen dudas en cuanto a límites legales ya que es un factor sancionable por la DGT.

Jueves, Enero 20, 2022

Inevitablemente, como consecuencia del uso, los neumáticos van sufriendo un paulatino desgaste a medida que recorremos kilómetros con ellos. Sin embargo, este desgaste no se produce de manera uniforme en los cuatro neumáticos.

qué es la permutación de neumáticos

Los neumáticos del eje delantero se desgastan más rápidamente que los del eje trasero. Este hecho provoca que, si no se hace nada al respecto, tengamos que cambiar el par delantero con antelación. Y en este punto es donde entra en juego la práctica de la que hablamos en este artículo.

La permutación de los neumáticos es una práctica que consiste en intercambiar los neumáticos delanteros con los traseros para compensar el desgaste desigual. De esta forma, conseguimos que las cuatro bandas de rodadura se desgasten de una manera más uniforme

¿Cuándo permutar los neumáticos?

Lo recomendable es llevar a cabo la permutación cada 5.000 o 10.000 kilómetros. Si se recorren más kilómetros con ellos, se corre el riesgo de que la permutación no sea útil al ser el desgaste de los neumáticos delanteros demasiado acusado en comparación a la de los traseros.

Para saber dónde colocar cada neumático en una permutación es importante tener en cuenta el tipo de vehículo ante el que nos encontramos, ya que se hará de manera distinta según se trate de tracción delantera, propulsión trasera o 4×4.

En cualquier caso, es una práctica totalmente recomendable que hace posible alargar la vida útil de los neumáticos de forma notable, recorriendo con ellos entre un 10% y un 20% adicional. Además, conseguirás que tus neumáticos conserven sus propiedades originales, como la adherencia, durante más tiempo.

Nuestra recomendación es acudir siempre a un taller de neumáticos especializado en el que, según el modelo del vehículo, su personal cualificado realice el tipo de permutación más adecuado y el posterior equilibrado de neumáticos.

Lunes, Septiembre 13, 2021

Los neumáticos son un elemento fundamental de nuestros vehículos, las ruedas son el único elemento del coche en contacto directo con el asfalto y, por ello, debemos prestarle la atención que merecen. Debemos revisar las presiones con frecuencia y no alargar más de lo necesario la sustitución.

Hoy te traemos algunos consejos para cuando llegue la hora de cambiar tus neumáticos. 

Empecemos por lo básico, ¿cuándo debemos cambiar? Para ello debemos fijarnos en el desgaste y la edad de la goma. Cuando el dibujo de la banda de rodadura tiene una profundidad inferior a 1,6 milímetros hay que cambiarlos. Las gomas llevan un testigo de desgaste que indica la profundidad mínima legal ahí está el límite.

Existe una amplia variedad de gomas pero este aspecto dependerá del tipo de conducción que tengas y los sitios por los que se vaya  a conducir. 

Las gomas normales, las de verano, son las más usadas en España. Funcionan perfectamente a partir de los 7º  y rinden mejor que los de invierno, pero no sirven para la nieve y el frío extremo. Por otro lado, los de invierno tienen grandes ventajas en los meses fríos, pero se desgastan muchísimo con temperaturas elevadas.

Los neumáticos mixtos cumplen su función durante todo el año, aunque con el calor se desgastan más que los de verano y en la nieve no sirven para sustituir a las cadenas, como sí lo hacen los de invierno. 

También existe la posibilidad de adquirir neumáticos run-flat, cuyos flancos reforzados hacen que no se desllanten en caso de pinchazo. 

Lo idóneo es escoger marcas de confianza, que fabrican gomas de calidad y almacenan correctamente los neumáticos antes de venderlos. Probablemente el coste será superior pero te dará mayores garantías de seguridad.

Ante todo, lo mejor es consultar y dejarse asesorar por un experto

Si las cubiertas no se cambian y están en mal estado correremos peligro, especialmente en carreteras o irregulares, además de exponerse a una multa de unos 200€ por rueda. 

Consulta nuestra web de neumáticos en Sevilla y déjate asesorar por nuestros especialistas. ¡Seguro que así acertarás con tu elección!

Martes, Julio 27, 2021

Una de las situaciones más peligrosas que puedes vivir mientras conduces es sufrir un reventón en un neumático, bien sea conduciendo en ciudad, donde puedes provocar un accidente con otros coches, o en carretera conduciendo a altas velocidades, con el susto y el peligro que conlleva.

No es algo que suela pasar a menudo pero desde Neumáticos la Negrilla queremos darte unos consejos para ayudarte a manejar la situación de la mejor manera posible. 

Cuando revienta un neumático suele ir acompañado de un tirón muy fuerte del volante. Cuando esto pasa, es importante no pisar el pedal del freno al máximo ni utilizar el freno de mano, así podríamos bloquear las ruedas y acabar fácilmente volcando. 

Lo que debemos hacer es analizar la situación antes de hacer un movimiento, la forma en la que reaccionemos podrá acabar perjudicando al resto de conductores.

Sujeta bien el volante, intenta mantenerlo lo más recto posible, reduce gradualmente la velocidad ayudándote del pedal del freno suavemente o cambiando de marcha y no te olvides de poner las luces de emergencia

Intenta hacerte a un lado con mucho cuidado para una vez seguros cambiar la rueda o llamar y esperar a una grúa. Utiliza el chaleco reflectante y señaliza adecuadamente el accidente.

Queremos recalcar que, aunque la situación parezca grave, dependiendo de la rueda pinchada será más o menos peligrosa. Si la rueda reventada es la delantera, controlar el coche puede complicarse un poco más que si la que revienta es la trasera, puesto que no correremos el riesgo de que el coche de la vuelta. 

Lo más importante en esta situación es mantener la calma, no debemos perder los nervios, respirar profundamente para poder tomar las decisiones más adecuadas. 

Algunas de las causas más comunes de reventón son un inflado insuficiente, una sobrecarga, los baches los golpes con los bordillos.

Para evitar que este tipo de reventones lleguen a producirse, lo más aconsejable es echar un ojo al estado del neumático de vez en cuando y comprobar el perfil.

Y si llega a pasarte esto recuerda, mantener la calma y el control será lo que definirá la situación. 

// comentario neumaticos // comentario